Guillermo Gambini presenta su “Poesía para Quemar”,

Graduado de poeta el mismo día en que la mayoría lectora se graduó en la crítica literaria;  luego de sufrir la tortura de leerse y releerse a sí mismo, de arrepentirse por malgastar tanta tinta, de imaginar lo hermoso que sería hacer una acogedora fogata con los poemas que había escrito de madrugada, Guillermo Gambini toma valor para dejarse ver desnudo y es publicado en Buenos Aires en 2014.

En tiempos en los que el libro impreso pierde espacio ante la digitalización, la quema viene a nuestras mentes como una idea nefasta e inevitable al más puro estilo de la obra de Ray Bradbury,  Fahrenheit 471 (la temperatura en la que arde el papel). Guillermo Gambini nos libera de culpas al proponer su “Poesía para Quemar”, poesía breve, que sin mapas ni candados, sin rigores ni pesos, invita al insomnio.

“Poesía para Quemar” no tiene orden alguno como tampoco lo tiene la vida del autor. Los versos se presentan cuando quieren y como quieren. Sin razón. Es un experimento que nos hace pensar, sobre todo en  quien convenció a Gambini de cometer el sacrilegio de atreverse a publicar.

Desbordando entusiasmo en su labor de promocionar la lectura de la poesía, y captando la atención de los lectores mediante publicaciones muy originales, Gambini nos ofrece “Poesía para Quemar”, presentada como una caja de fósforos con un libro dentro. De la misma forma, nos regala “Bombones”, un hermoso estuche de chocolates que contiene 130 páginas de poemas cortos para ser devorados a gusto del lector.

Guillermo Gambini en asociación con la Editorial Prosa (Argentina), fundada en 1922 por Jorge Luis Borges, y declarada por la Real Academia Española como Decana de las Letras Latinoamericanas, que además cuenta en su concejo editorial, entre otros al mismo Borges, Gabriel García Márquez, Julio Cortázar y Arturo Uslar Pietri; ha dado un paso extremo hacia el objetivo de promover, además del género poético, la salud mental a través de la lectura.

Con motivo de la celebración del Día Internacional del Libro, este próximo 23 de abril, la Sociedad Española de Neurología  nos recuerda la importancia de fomentar el hábito de la lectura entre la población como una de las actividades más beneficiosas para la salud de nuestro cerebro.

Diversos estudios han constatado que un cerebro activo no sólo realiza mejor sus funciones, sino que incrementa la rapidez de la respuesta, ya que mientras lee, se obliga al cerebro a pensar, a ordenar ideas, a interrelacionar conceptos, a ejercitar la memoria y a imaginar; lo que permite mejorar la capacidad intelectual estimulando nuestras neuronas. De allí nace  “Poesilina”.

Saltando los límites de la edición tradicional, Gambini nos trae su nuevo elemento activo en el tratamiento de todo tipo de dolencias de la mente y el espíritu; el “Sitrato de Expresión”, (con “S” pues el juego de palabras apunta al hecho de tratar de expresarse) comercializado con el nombre de “Poesilina”, que, en dosis controladas, tiene cualidades terapéuticas únicas y de efecto inmediato en los consumidores. Cinco dosis en sobres sellados contienen la propuesta poética del autor para llegar a una salud mental óptima a través de la lectura de la poesía.

Presentada en un novedosísimo formato, la poesía de Gambini promete ser motivo de sonrisas a primera vista. Lo que de entrada traerá beneficios inmediatos regulando el nivel de estrés de los lectores.

“Poesía para Quemar”, “Bombones” y “Poesilina” ya se encuentran disponibles en la librería El Buscón de Paseo Las Mercedes.

Comparte

About biente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *