Consejos de Antonio Caballero Domench a mujeres en tiempos de abuso y agresión sexual

Consejos de Antonio Caballero Domench a mujeres en tiempos de abuso y agresión sexual

May 4, 20210Bybiente
Los números no mienten. El covid-19 no es la única pandemia que preocupa a las autoridades, sino que los casos de femicidio, violencia y abuso de género también se han multiplicado, alertando a los cuerpos policiales.
Solo entre enero y agosto de 2020 se registraron 175 asesinatos a mujeres por razones de odio en Venezuela, según con el monitor de femicidios de Utopix.
 
De acuerdo con la ONU, es urgente “tomar medidas inmediatas para poner fin a estas atrocidades”, pero poco es lo que ha avanzado en los países para ayudar a las víctimas a salir de las garras de sus victimarios.
Entonces, cuando unos ignoran los gritos de desespero es importante que las mujeres se armen de valor y conozcan cómo defenderse. En ese sentido, Antonio Caballero Domenech, experto en seguridad y defensa personal, describió algunas técnicas para que las féminas puedan, incluso, llegar a salvar sus vidas.
Lejos de ser el sexo débil, Caballero considera que “atacan a las mujeres por tener menos masa, pero ellas y los hombres son el mismo blanco”.
 
El CEO de la empresa especializada en seguridad HispanoSegur, que está a punto de entrar en Forbes por su rápido crecimiento, cree que cuando alguien se encuentra en un peligro inminente lo ideal es “intentar huir, ponerse a salvo y llamar a policía”.
 
Pero, ¿qué hacer cuando el agresor está tan cerca que es difícil escapar? Este servidor de grandes artistas internacionales de la talla de Ricky Martin ofrece algunos consejos:
 
Defensa personal
 
La defensa personal es un método útil a la hora de enfrentarse a un agresor.
Se puede entender como el arte de vencer a cualquier atacante sin importar su fortaleza física, sin necesidad de emplear armas.
 
Hay que aclarar que la defensa personal no es equivalente a artes marciales. En cambio, constituye una serie de técnicas, especialmente pensadas para protección mas no para atacar. 
 
La defensa personal para mujeres está igualmente concentrada en movimientos y técnicas que ayudan a que una dama, normalmente con un peso y una fuerza menor que la de su oponente, pueda frenarlo e incluso inmovilizarlo durante un tiempo prudencial que le sirva para correr en búsqueda de ayuda.
El objetivo es evitar los ataques más comunes con técnicas de protección y defensa sencillas que cualquier joven o saluda puede aprender, aunque funcionan para ambos géneros.
 
En las redes sociales y web YouTube hay decenas de videos sobre el tema, que detallan qué hacer frente a un asaltante. Básicamente hay que concentrarse en puntos claves: rodillas, geniales, cuello, nariz y orejas son áreas perfectas para propinar un golpe rápido y certero, que brinde un tiempo prudencial para huir mientras el atacante se recupera del dolor o del aturdimiento, según sea el caso.
 
Gritar
 
Grita y hazlo lo más alto que puedas, para poder llamar la atención. De las personas que estén cerca.
Puedes pedir auxilio; gritar “fuego”, asegurando que los vecinos se acerquen a tu casa; y pedir llamar a la policía, un cuerpo de seguridad que va a ayudarte y al que debes acudir para denunciar, luego de salir del peligro.
Utilizar objetos cotidianos. Unas llaves o un bolígrafo pueden convertirse en grandes aliados en caso de necesitarlos. Eso sí, ten cuidado con la forma que los usas.
 
Protegerse y mantener el factor sorpresa. Debes saber que es importantísimo mantener las manos por delante de tu cuerpo, con las palmas hacia afuera. Si empieza un ataque, puedes cerrar los puños rápidamente y pasar así de la protección a la defensa. 
 
Solo hay que mostrar la respuesta en caso de ser necesario para no perder el factor sorpresa. El fin es aprovechar la ventaja de que no esperen esa reacción.
 
Guardar distancia y nunca dar la espalda. Como en el caso del covid-19, la distancia en una situación de agresión también es importante. Si un agresor se acerca con actitud amenazante, debes mantener una distancia de seguridad y permanecer cara a cara con el victimario. Si se acerca, deberás retroceder, pero sin darse la vuelta, pues así es más difícil que la aborde.
 
Huir. En cuanto logres distraer al agresor o darle un golpe en un punto clave hay que huir y si es posible, hacerlo al lado contrario del campo visual del atacante.
 
Jamás demostrar inseguridad
 
Firme y segura. Así debes verte siempre para que el agresor no te crea un objetivo fácil de intimidar y atracar.
Si guardas una postura corporal correcta, tal vez el atacante lo piense antes de abordarte.
Es importante que nunca lleves las manos en los bolsillos, caminar de forma erguida y si te sientes cómoda, mantén un paso decidido.
Siempre que salgas de tu casa debes estar 100% alerta, así que con disimulo trata de observar muy bien el área por donde te mueves, sobre todo si es de noche y está poco iluminado.
Comparte