Olga Rodríguez: Una diseñadora venezolana que se abre camino fuera de nuestras fronteras

Olga Rodríguez: Una diseñadora venezolana que se abre camino fuera de nuestras fronteras

February 17, 20210Bybiente

De acuerdo a la Asociación Venezolana de Exportadores (AVEX), gran parte de esa actividad en el Territorio Nacional se dinamiza básicamente a manos del empresariado privado, de aquellos con suficiente garra, ganas y empeño. Sin embargo, son tantos los obstáculos que las políticas públicas locales interponen en el camino, y más en estos momentos de pandemia, que la exportación que ya venía cayendo enfrenta ahora una amenaza mucho más grande. No obstante, el que emprende ese rumbo con la intención de dar a conocer lo que aquí se produce y la calidad que ofrece, como es el caso de la diseñadora que dio sus primeros pasos en el estado Táchira, Olga Rodríguez, no está dispuesto a echar atrás.

Es el caso de esta emprendedora, quien solo tenía dieciocho años de edad cuando decidió que su mundo era el del diseño, la moda y la asesoría de imagen. De allí que ya como empresaria con dos firmas en su haber: Chicka’s y OR-Olga Rodríguez-CA, sigue enfrentando la realidad venezolana con optimismo y sin amilanarse.

Rodríguez ya enfrentó los retrasos y los muchos requerimientos para crear una empresa en Venezuela para ver realizado uno de sus primeros sueños: Chicka’s. Trabajó en ello durante un año, sin perder la paciencia y con toda la convicción del mundo. Con esta firma da a conocer su creatividad para ofrecer a las jóvenes peculiares y distintos diseños de piezas casuales como ropa sport, pijamas, franelas y zarcillos, entre otros, a las que adiciona su sello como diseñadora: una línea formal y elegante.

Por su pasión en este delicado y creativo quehacer, Olga Rodríguez no solo diseña, se involucra con todas las etapas de la confección, crea, hace el molde de la pieza y corta, sin que ello represente para ella peso alguno. Entre otras cosas porque está involucrada con la confección desde que, siendo pequeña, acompañaba a su madre, Olga Beatriz Amaya, en su taller de costura y confección.

Más de una década después de la aparición de Chicka’s crea su segunda marca OR-Olga Rodríguez-CA, en la que imprime un estilo aún más elegante a sus diseños. Sus vestidos de fiesta exhiben una caída que exalta la figura femenina. No hay en ellos excesos. Ha vestido a personalidades como Veruska Ramírez, quien fuera coronada Miss Venezuela y ahora se desempeña como modelo y presentadora venezolana y ha trabajado en medios audiovisuales colombianos; también fue narradora de Noticias Globovisión y labora en TRT Televisora Regional del Táchira, por solo poner un ejemplo.

Rodríguez, según afirma, se nutre del intercambio con sus clientes y sigue el pálpito de las preferencias de la población femenina. Se debe a su cartera cada vez más grande, sin reparar en las dificultades que se le presentan para responder a lo que ofrece en el mercado.

Esta emprendedora y empresaria venezolana no le teme a los retos.

De otros detalles significativos

Por el país en el que nacieron sus padres, Olga Rodríguez tuvo la oportunidad de adquirir la nacionalidad colombiana, por lo que en 2017 fue a probar suerte en la nación neogranadina y se radicó en Cúcuta. Abrió una sucursal de sus firmas de diseño para lo que dispuso un local en esa ciudad. Allá debió adaptar sus diseños al requerimiento de las mujeres de esa ciudad y, de piezas principalmente creadas para climas fríos, migró a líneas para tierras más calientes, con otros colores y diseños, pero la pandemia la orilló a cambiar la estrategia. De una tienda física pasó a una virtual y regresó a su país de origen. La iniciativa sigue dando frutos, al igual que las prendas de Chicka’s y OR-Olga Rodríguez-CA, sobradamente conocidas y solicitadas.

Pionera con sus siglas

Pero la creatividad de Olga no se circunscribe al área de la moda, ahora se ha convertido en la primera diseñadora en tierra venezolana en lanzar su línea de fragancia floral para mujeres (2018) y hombres (diciembre, 2020) denominada con las siglas de su nombre. Esta última fragancia llega luego de un proceso de tres años de preparación. Nuevamente, con su sello de optimismo y emprendimiento, Rodríguez suma en un solo producto aromas como la madera de sándalo, el cedro, la lavanda, el almizcle y el pino yuma. Creó un producto con identidad propia, buena fijación y personalidad.

Este aroma que describe como sensual y exótico, ilustra el perfil de Venezuela y de una hija de este país que no se cansa de emprender y seguir adelante con este producto con el que se propone envolver, por ahora, una buena parte de Latinoamérica. Para Olga Rodríguez, definitivamente no hay fronteras.

Comparte